Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Puede cambiar la configuración en las opciones de su navegador. Puede obtener más información en la página de política de cookies.

Las relaciones de pareja después de los 50 Lee mas en: http://www.enplenitud.com/nota.asp?articuloID=4287#ixzz17Xs

8 de Diciembre de 2010, por teresa

No hay mal que por bien no venga, dice el refrán. Pero en el caso de las parejas mayores de cincuenta, también podríamos afirmar que no hay bien que por mal no venga.

 Sucede que las relaciones de pareja que se vivencian a esta edad poseen, al igual que todas las relaciones humanes, una gran cantidad de pros y contras, los cuales pueden ser específicos y distintivos, pero, según afirman los expertos, bajo ningún punto de vista totalmente positivos ni totalmente negativos.

 Y es que todas las experiencias con las que se llegan a esta edad, pueden jugarnos tanto a favor como en contra, dependiendo de cómo las sepamos capitalizar o como nos afecten más allá de nuestros deseos.

 Cuando la experiencia juega a favor

 Según señalan los especialistas, una persona que ha llegado a los cincuenta es una persona que muy posiblemente se conozca mejor y sepa más concretamente que es lo que busca y necesita. Esta característica, sumada al hecho de que las personas de esta edad han atravesado etapas de frustraciones, conflictos, crisis, rupturas, o pérdidas, provoca que el amor que se viva sea un amor mucho más maduro, en el cual cada uno se conozca mejor interiormente, sepa lo que busca, acepte la realidad, y respete a la otra parte de la pareja tal cual es, sin buscar que se adapte a sus necesidades.

 Por otro lado, las parejas de esta edad suelen estar conformadas por gente más independiente, que han logrado desarrollar un largo camino de vida que les enseñó a tener en cuenta sus propios deseos, sin por ello deja de respetar los del otro. Por eso, lo más probable es que en una pareja de esta edad exista una mayor independencia y armonía en el vínculo, ya que en el caso contrario, afirman los especialistas, es muy raro que la pareja logre perdurar, desde el momento que son pocos los que tolerarían que su compañero/a viva dependiendo de ellos mismos.

 Es por eso, afirman los expertos, que en las relaciones de gente mayor de 50 años suelen haber menos escenas de celos o de disputas destructivas, para dar paso a un espacio de sano disentimiento, donde se puedan exponer y zanjar las posibles diferencias, sin por ello poner en riesgo la continuidad de la pareja.

 Y es que sin dudas, a esta edad es más importante mantener la cercanía con la pareja, antes que tratar de salir victorioso de la absurda lucha de los sexos y la siempre presente competencia inherente a los seres humanos.

 Es aquí donde también la sexualidad es vivenciada desde una faceta diferente, donde ya no se le da tanta importancia al aspecto físico o de aptitudes, sino a uno mucho más intimista, recreativo, y gratificante.

No todas son rosas

 Pese a los beneficios que brindan la experiencia, el conocimiento mutuo, y la maduración, los expertos señalan que a esta edad esos mismos factores, u otros, pueden también atentar contra una buena convivencia.

 Para muchos profesionales en conducta humana, tanto en las relaciones amorosas como en otras cuestiones importantes de nuestras vidas, los seres humanos hacemos lo que podemos, y no lo que queremos o lo que la lógica determinaría.

 Por eso mismo, más allá de las edades, las experiencias, o las voluntades, es posible que las personas vuelvan una y otra vez a caer en sus mismas trampas, aún cuando creían haber aprendido de sus anteriores experiencias.

 Incluso, muchos especialistas afirman que llegan a sus consultorios una gran cantidad de personas que se quejan de las exigencias o temores que existen en la otra parte cuando se busca formar una nueva relación amorosa, lo cual los hace suponer que, en efecto, muchas veces la disolución de parejas del pasado no significa una disolución de los conflictos y frustraciones pasadas, las cuales seguirán condicionando y frustrando a todos aquellos que no se dispongan a superarlos verdaderamente.

 Y para aquellos que tengan una pareja consolidada y duradera, otro de los riesgos que podrían atentar contra su buen funcionamiento es el aburrimiento, el cual es causante de muchos casos de infidelidad. Por eso, es fundamental que una vez que los hijos hayan abandonado el hogar, -o se logre un bienestar económico sin necesidad de mayores esfuerzos-, se invierta el creciente tiempo a libre en encontrar nuevas actividades y tareas que permitan dar un nuevo significado al vínculo que se vivencia.    



Lee mas en:http://www.enplenitud.com/nota.asp?articuloID=4287#ixzz17XseVHM4
Descarga libros gratis en http://www.enplenitud.com/libros

Tags
sexo,amor,Armonía,complicidad
Licencia
Reconocimiento

Comentarios

Añadir comentario 9 comentarios
#1 teresa dijo:

Mas de lo mismo, como ayer ponía Camila a nuestra disposición un artículo, interesante, amplío con este otro, la visión del sexo a partir de los 50.

8 de Diciembre de 2010 a las 19:22
#2 bbienz dijo:

Tedio y rutina, el cáncer de las relaciones. No te dediques a buscar fuera lo que sueles tener al lado y no lo ves, o no quieres verlo. Analiza bien las situaciones y no pienses siempre que el problema está enfrente, mírate algo a ti mismo y recapacita. Si, busca un tiempo y un lugar y recapacita, eso que no hacemos casi, pero si lo intentas, si lo practicas, verás que te devuelve satisfacciones. Gracias Maite por tus siempre positivas reflexiones, y veo que te ha sentado bien los vinitos y la siesta. Bss.

8 de Diciembre de 2010 a las 19:35

Maite, te felicito por tan buena y cierta información sobre las relaciones de pareja a partir de ciertas edades, un Post muy interesante como sus enlaces, aunque el resultado final a nuestra edad ya lo sabemos, siempre existe gente un pelín cortita.

8 de Diciembre de 2010 a las 19:58
#4 cotonera dijo:

Ja, ja, Maite, si, te ha sentado bien la siesta, que dicifil hacemos a veces las relaciones entre las personas, los traumas, las carencias, las necesidades, los miedos, las inseguridades que a veces arrastramos ya desde la niñez, por eso, cuando acaba el año, no estaría de más sentarnos tranquilamente y analizar cuanto de positivo y negativo hemos tenido durante el año, vamos un DEBE Y UN HABER........ y en consecuencia tratar de mejorarlo..........

8 de Diciembre de 2010 a las 19:59
#5 teresa dijo:

Qué sabiduría la tuya Elbe, Empezar el año, dejando que los malos rollos se vayan con el año sería perfecto. Empezar de nuevo con lo que hemos aprendido.
Lo que dices Bernardo, de no buscar fuera de casa, lo que tenemos a nuestro lado, me hace recordar, que en muchas ocasiones no se conoce a la persona con la que convivimos, ¡Cuántas veces hemos visto que cambian de pareja y se convierten en otras personas, con otras aficiones, que no te los hubieras imaginado, pero ha veces parece que no hay forma de compenetrarse con una persona y con otra, se muestran totalmente tolerantes. En fín, no nos aclaramos ni nosotros mismos. Complicidad, complicidad y complicidad.

8 de Diciembre de 2010 a las 20:29
#6 cotonera dijo:

Ja, ja,... Maite, de sabiduría nada, eso no quiere decir que yo lo haga, es una reflexión en voz alta y no cabe duda que sería interesante poder hacerlo, es un poco la enjundia del yoga y del tai-chi, la respiración y quitarnos los " lastres " que a veces llevamos encima de los hombros y que tanto nos pesan, esa es la idea, la práctica es...... otra cosa. Tener ese ratito todos los días para relajarnos con la respiración, sin que por nuestra cabeza pasen pensamientos negativos.

8 de Diciembre de 2010 a las 21:59
#7 __1140601__ dijo:

¡Muy interesante Maite!Yo sigo con mi línea:"mens sana in corpore sano" para combatir la "miopía sexual".¡Un abrazo!

9 de Diciembre de 2010 a las 16:45
#8 camila dijo:

Si pasamos treinta años juntos, puede que, el 95% de las parejas, comamos el turrón juntos hasta el fin de los días. Si son menos años, creo que el % se reduce, jejeje...
Bueno, esto medio en broma, medio en serio, pues ya hay bastantes comentarios, todos interesantes, queda poco por añadir.

9 de Diciembre de 2010 a las 23:39
#9 asgodoy dijo:

No estoy de acuerdo, queda mucho por añadir.
Aún si cumplimos mas de 30 años juntos, no siempre lo hacemos por amor. En algunos casos es costumbre, pereza a cambiar de rutinas y miedo a las reaciones.
Yo he cumplido 36 años de matrimonio y me lo he planteado tantas veces. Y aqui sigo cumpliendo aniversarios.
Quien sabe

11 de Diciembre de 2010 a las 21:11